miércoles, 17 de marzo de 2010

Capitán Cavernícola Blues Band, o séase, la esencia del Rock and Roll


Abro mi colaboración en la sección de firmas de www.nuevaola80.com con un homenaje a unos músicos astures que comenzaron en los 80 y que acaban de editar su nuevo álbum, tanto en CD como en glorioso vinilo de 180 gramos. El rock and roll estará vivo o muerto, según quien tenga argumentos para afirmarlo, pero estos seis locos por la música negra (y por otros muchos estilos) han superado escollos, deserciones, reveses y maldiciones desde el mismo día de su fundación sin que por ello hayan parado de subirse a un escenario a lo largo de los últimos 25 años.

Capitán Cavernícola Blues Band, o lo que es lo mismo, los paladines de la diversión en forma de rock and roll desenfadado y eficaz que ha dado el Avilés rockero, no nacieron ayer. Si nos remontamos al pasado remoto (que para estos lares es lo que hay), la cosa inicial estalla hacia 1985. Luis y Pablo Fernández, alias ‘Los Gemelos’, eran dos mods incipientes naturales de Luanco que de una u otra manera descubrieron los encantos del sonido ‘sixties’. De ahí a hacerse unos conocedores detallados de todo lo que era el soul, el beat, el rhythm’n blues, el pop art o la psicodelia pasaron unos pocos años, los suficientes para juntarse con otros locos como Fernando ‘Tarin’, Juan Carretero, Fran Corao o una modette (creo que se llamaba Cris) y dar forma al primer episodio de su carrera musical: Los Módicos. Grabaron algunas maquetas y llegaron a tocar en el primer Purple Weekend que organizaron en León Los Flechazos. La experiencia, logros incluidos, no fue todo lo satisfactoria que debía y tras idas y venidas, cambian de fase. Corren los 80 y dan un vuelco hacia las raíces convirtiéndose en Los Vengadores, que además superaron la ilógica pelea de tribus urbanas al incluir como frontman a un rocker clavadito a Loquillo (aunque algo más bajito): Fran ‘Rudy’ Martín. Los Vengadores grabaron un pedazo de tema llamado ‘The real good time’ que a día de hoy sigue siendo lo más parecido a Wilson Pickett que haya compuesto ningún grupo de rock en Asturias.

Pero aunque los problemas no acabaron, la solución fue a mejor. Rudy se acabó largando de Avilés y Los Gemelos conocieron un buen día a otro fan de la tribu del tupé, con una chupa como la de Elvis, unas gafas como las de Buddy Holly y una garganta como la de Solomon Burke. Fue este espécimen y no otro, el gran Alejandro Nelson ‘Chile’, quien acabó convertido en su vocalista y amigo del alma ideal, y con el que echó a andar Capitán Cavernícola Blues Band. Desde entonces han cambiado de formación tropecientas veces, han grabado discos más o menos afortunados, han tenido fases de desesperación y otras de euforia. Pero lo importante es que han sido desde 1993 al día de hoy la más divertida de las propuestas rockeras que la ciudad ha conocido. No son virtuosos, pero sí efectivos. No graban discos conceptuales, sólo las canciones que les motivan. No tienen pretensiones, pero fueron los primeros en decirle al bajista de los sobrevaloradísimos Manta Ray que existe una cosa que se llama “ecualizar”. No van a copar la lista de éxitos de la MTV, pero hacen lo que les da la gana, y encima pasándoselo bien y sin más intención que ofrecer un rato de rock eléctrico, buenas vibraciones y la sensación de que el público ha ido a ver algo que le haga olvidar los problemas del día a día con temas tarareables, potentes, bailables (en el sentido menos pastillero del término) y sobre todo entretenidos. O lo que es lo mismo: un auténtico grupo de rock and roll en medio del marasmo que ha dejado OT en la memoria del españolito medio.

Podría decir mucho más, pero el mejor argumento que tengo es este disco, ‘La era de los metales’, en el que ‘Los Cavernícolas’, como popularmente se les conoce en la región, repasan los mejores temas de su repertorio, revisando algunos ya grabados y presentando otros nuevos con las mismas buenas maneras de siempre. No lo dude: en caso de sufrir sordera tras la última audición del regreso de Chimo Bayo, una visita a www.myspace.com/capitancavernicolabluesband cura los males de la vida, sea un jefe desaprensivo, una ex pareja despechada o un suspenso en esa oposición que alguien ha comprado. Es solo rock and roll, pero ¿existe algo mejor para una noche de viernes? Si la respuesta es Sálvame De Luxe, hágame un favor: suicídese. Y si no quiere llegar a ese extremo, vaya haciendo hueco en su agenda para ver a Capitán Cavernícola en la gira con la que presentan este álbum. Hay otros mundos, pero están en este. Y el de Pablo, Chile, Luis, Charly, George y Rubén, actual formación del grupo, es de los más divertidos que existen. Paraula d’Stone, que diría Jordi Tardá.

Imagen: CCBB fotografiados por Marieta Álvarez Sanjurjo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada