miércoles, 2 de marzo de 2011

Seis propuestas (emergentes y asturianas) para este decenio

Después de un año de no ver tierra... me disculpo de mi ausencia y les brindo una pequeña muestra lo que se cuece por estas tierras del norte (terminal). Y es que, parece mentira, pero aún hay vida (musical) inteligente en estas tierras...


Seis propuestas (emergentes y asturianas) para este decenio

Póker de Sueños: rock de una pieza

El rock americano (añadan las etiquetas que deseen) es un estándar y el que califique a los grupos que lo practican como “muestra de eterno espíritu juvenil” ya dice bastante de cómo está el patio. Personalmente, me importa un bledo si quien se cuelga una Fender Coronado o se sienta tras una semibatería tiene 15 o 75 años. O si lleva una camiseta de Tom Petty que se caiga de vieja. O si le apesta el aliento a bourbon de garrafón. Lo que me importa es que sus canciones me lleguen dentro, y las de Póker de Sueños, queridos amigos, lo hacen. No se les podrá tachar de modernos a ultranza, ni de rompedores, ni siquiera de tener una imagen tan **** como la de Nachete Vegas. Pero tienen un repertorio que reúne dos cuestiones en todas y cada una de sus canciones: honestidad y sinceridad. Cuatro asturianos que me figuro que jamás han cruzado la ruta 66 ni visitado Memphis, pero que recrean esa imaginería de un modo defendible... y con buenas canciones, insisto. ‘Carretera al cielo’ es un tema que, me temo, jamás será un éxito en descargas. Pero me da igual: a mí me ha costado semanas despegármelo de la cabeza. Y perdonen la soberbia, pero eso me basta. Lo que no quita que si unas 5.000 personas (¿suficiente? Venga, pongamos 10.000) pensasen lo mismo, estando o no equivocadas, sería un balón de oxígeno para que Myspace no desapareciese, como dicen que va a ocurrir. Venga, hagan clic en:
www.myspace.com/pokerdesuenos
...y luego me dicen.

------------------------

Myvestal: el espíritu de Blondie en 2011

Lo de este dúo es algo que muchos llevábamos esperando. Música electrónica contundente y sensual que no intenta sonar a rock ni a house. Melodías bonitas, bien cantadas, con unos arreglos tecnológicos que superan aquello del ‘electroclash’ y que ya son un sonido familiar-de-toda-la-vida para un montón de aficionados. Myvestal, o lo que es lo mismo, Eva Fernández y Marcos Pérez, de puro modernos son clásicos. Y eso no se logra con tanta facilidad y con sólo una maqueta en circulación. Creo sinceramente que si Blondie hubiesen nacido en la noche ovetense, hubiesen sido como ellos. Y si a los rockeros de toda la vida les parecen blandengues, y a los poperos unos macarras, y a los folkies unos arribistas, y a los bakalas unos impostores... estoy deseando que Myvestal sigan en activo diez o quince años haciendo este tipo de música. Aunque sea sólo por fastidiar a los integristas. Ya están ustedes tardando en visitar
www.myspece.com/myvestal
...y al que no le guste...

--------------------------

Fasenuova: terroristas vestidos de calle

La transgresión existe. El salvajismo existe. Los fans de Esplendor Geométrico y Whitehouse a este lado de la cordillera existen. El ruido existe. El peligro existe. Y los sintetizadores Korg también existen. Todos estos conceptos son reales como la vida misma, y basta conjugarlos en un túrmix como son los cerebros de Ernesto Avelino y Roberto Lobo para dar como resultado la mayor oleada de ruido que haya salido jamás de un local de ensayo de Mieres. Verlos en directo hace creer que el caballo de Atila se te está plantando delante de las narices. O que viajas en un coche bomba cayéndose por un precipicio. O que están bombardeando tu barrio desde el manicomio más cercano. ¿Que no se lo creen? Pongan el volumen al máximo (¿me entienden? ¡AL MÁXIMO HE DICHO!) y dispónganse a escuchar una cuña publicitaria del apocalipsis. La vida nunca volverá a ser igual. Al menos para sus vecinos seguidores de Bertín Osborne. Pueden comprobarlo en
www.myspace.com/fasenuova
...y sabrán lo adorable que es una experiencia de odio eterno.

-----------------------------

Jorge López: canciones de amor afinado

Lo de este chico es simple y puro. Canciones como las de Duncan Dhu, Antonio Vega, Lejos de Allí o Los Caciques. Ese género que en España tuvo su máximo auge entre 1988 y 1993 y que después sólo ha conocido horribles mutaciones en forma de neocantautores con pocas ideas frescas y demasiadas guitarras españolas en la cabeza (con la salvedad de Luis Ramiro, todos me parecen lamentables, pero es que sobre gustos... ya se sabe). Jorge tampoco es de los descubridores de la pólvora, pero sus canciones son muy bonitas. Y eso basta. Un ácrata de verdad que, por no tener, no tiene ni myspace. Así que no les puedo dar más pista que estas líneas. Nadie es perfecto. Sólo Dios y algunas canciones lo son. Como las de Jorge.

------------------------

Kozmics: soul de ojos verdes

Lo de verdes es por evitar el tópico de ‘soul de ojos azules’, y porque sí, porque están un poco verdes a la hora de hacer letras. Aunque eso pasa a segundo plano al verlos en directo. Confieso que desde los tiempos de Los Murciélagos (hasta el 89, para entendernos) en Asturias no ha vuelto a haber un grupo con tanto ‘charm’. Con chica al frente, con saxo, con buenas guitarras, con un Hammond vibrante, con una sección rítmica de empezar y no parar... y con las ganas de hacer de cada concierto una fiesta. Me da igual que digan que esta música es rancia. A mí me suena tan joven como si los 16 años fuesen el máximo horizonte para disfrutar de la vida. Y aunque sea un tópico fácilmente rebatible, Kozmics lo consiguen durante un rato, cada vez que se ponen a tocar ‘Disparando’ o esa versión del ‘Heatwave’. Lo que decía Alex Cooper en la contraportada de ‘En el club’ de Los Flechazos: “Sí, realmente fue así, el pop-art, Michelangelo Antonioni, los Who quemando un teatro en Hamburgo...”. Comprenden, ¿no? Pues pueden pedir más en:
www.kozmics.com
(Tienen disco disponible; ¡háganse con él, caramba!)

----------------------------------

The Starkwells: puro pop de guitarras

Son demasiado jóvenes para decir nada definitivo de ellos. Pero sí que tienen la ilusión y la cabezonería necesarias para pasar de todo tipo de adversidades. Y simplemente les transcribo la crítica hecha por un buen amigo al respecto de uno de sus últimos conciertos (en el Jazzville avilesino):

Sorprendieron comenzando su concierto con una intro original como pocas, en que versionaron el clásico de The Ventures, Batman, (tema que posteriormente se convertiría en la mítica sintonía de la serie que este superhéroe tuvo en la pequeña pantalla en la década de los 60s) para dar paso a su primer tema propio – y que hicieron un total de 10- con fuerza, a ritmo de garage, con guitarras poderosas, coros y armonías vocales de otro tiempo. Sin embargo, lejos de presentarse como la tónica habitual, este inicio de concierto no fue nada premonitorio para los allí presentes, que pudieron asistir a un ejemplo de cómo una banda es capaz de transformarse según pasan los minutos de unos registros a otros dentro de la amplitud que el pop les permite.

Yo no podría definirlo mejor. Basta decir que suenan bien, tocan bien y saben escoger sus referencias bien (que un grupo con una media de edad de 20 años cite como influencia a Big Star no pasa todos los días). ¿A qué esperáis para triunfar, chavalotes?
Pueden comprobar la verdad de todo esto en:
www.myspace.com/thestarkwells

Y ya esta bien por esta vez, ¿no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada